Lectores

8 nov. 2008

Prólogo del libro ¨El ciempiés fuma arcoiris en pipa y otras verdades¨ por Mateo Morrison


Al leer el libro El Ciempiés Fuma Arco Iris en Pipa y otras Verdades de Lady Diana Castillo Villalón, experimento una importante sensación de que no estoy frente a un libro más de literatura para niños, sino frente a un conjunto de relatos escritos con los mejores elementos del idioma, donde cada expresión y cada palabra está plenamente seleccionada para que responda al proceso comunicativo cuyo resultado sea una obra artística. Y digo esto porque una buena parte de los libros que se escriben sobre este importante y delicado género, priorizan el contenido, el argumento, la historia que cuentan y se olvidan del uso del lenguaje, y a veces resulta tan pobre que no merece el calificativo de obra literaria.

Asumir el hecho literario desde una narrativa hecha para niños y niñas, no debe significar rebajar la dignidad literaria, sino al contrario, elevarla con un nivel de especialidad aún más difícil, que si se dirigiera sólo para adultos.

Este tipo de literatura que nos trae El Ciempiés Fuma Arco Iris en Pipa y otras Verdades, corresponde a una categoría que pueda ser disfrutada por cualquiera, pues su soporte no es solo el aspecto argumental, sino la estructura formal con que éste llega a través de un lenguaje depurado donde cada palabra ocupa un lugar preciso dentro de la estructura artística que le sirve de soporte.

Y es que una obra literaria no es sólo contenido, la forma en que se escribe será determinante para saber los niveles de calidad que les son atribuidos a todo texto con fines de permanencia en el tiempo.

Pero no solo se trata de contenido y forma en esta obra, aparte de la acción ética que le deja a las lectores, está un fino sentido del humor y un definido horizonte de ironía orientado a combatir las bajezas humanas y exaltar los valores de la solidaridad, la hermandad y todos los aspectos que se constituyen en lecciones positivas para los lectores. No falta lo lírico, como cuando dice en este texto que reproducimos del relato La niña y el Unicornio, lo siguiente:

“El hombre apartó la vista de una hoja seca que estaba examinando.
¿Qué saben ustedes sobre eso? No han visto uno de esos tiempos que tienen alas multicolores y toman la miel de las flores.
Eso es una mariposa- dijo la niña.
No importa su nombre. Es el tiempo, evasivo y hermoso, estoy seguro de que si atrapo uno podré tomar el sol mas rato y la luna conversará menos con las estrellas. Ahora déjenme en paz”.

Podría poner otros ejemplos pero prefiero que cada uno aborde con su lectura a plenitud esta selección de relatos que enriquece cualquier literatura de su género porque está escrita con los ingredientes esenciales de una obra de arte plena de sentido y con una estructura admirable.
Bibliografía activa

Mateo Morrison. Subsecretario de Cultura. Ha publicado los libros: Aniversario del dolor (1973); Visiones del Transeúnte (1983); Si la Casa se llena de sombras (1986); Poemas del Amoroso ente, A propósito de Imágenes (1991); Nocturnidad del viento/ Voz que se Desplaza (1996); Seis Mujeres Poetas; Juan Pablo Duarte a través de Nueve Autores Contemporáneos; Poesía I; La cultura en los barrios, (I y II), animación cultural; Cuaderno sobre Juan Sánchez Lamouth; Cuaderno sobre Jacques Viaux Renaud; Política Cultural en la República Dominicana: Reto inaplazable; 30 años de poesía y otros escritos (1999); Antología de las Madres a través de Veinte Poetas Dominicanos; Homenaje de los Poetas Dominicanos a la Cultura Francesa; Aída Cartagena Portalatín: Selección Poética; Abril del ’65: Visión poética, De Carabelas, Descubrimiento y Encuentro de Culturas.

Su obra poética ha sido objeto de traduciones al inglés, francés (Claude Coufon), coreano, chino y hebreo, esta última realizada por el extinto poeta y crítico israelí Oded Sverlik.
Publicar un comentario