Lectores

14 may. 2010

Feria del libro Santo Domingo 2010

Finalizó la Feria del libro Santo Domingo 2010 y con ella la Plaza de la Cultura vuelve a su ritmo habitual hasta el próximo año. 


Este año la feria se extendió por nada más y nada menos que tres semanas, lo cual no es poco, así que las ofertas estuvieron a disposición del público mucho más tiempo. Y la verdad es que se agradece el esfuerzo.
Por otro lado es cierto que encontré buenas ofertas, por ejemplo, en el stand de Santillana había libros publicados por Alfaguara a precios muy módicos, y se vendieron muchos matatiempos muy económicos, no puedo decir que regresé a casa con la cantidad de libros que me hubiera gustado adquirir porque los precios estaban por las nubes. Si bien soy una detractora de que los libros se regalen, porque al autor le cuesta mucho producirlos en tiempo y muchas veces en dinero también, creo que para el desarrollo cultural y educacional de un país ayuda bastante que los libros sean más económicos, sobre todos los dirigidos al público juvenil, que fueron los que más investigué. Supongo, no obstante, que en este asunto hay engranajes complejos y mucha tela para cortar.
Que emoción encontrarme con libros de literatura fantástica como La cosecha de Samhein de José Antonio Cotrina, que había reseñado días antes y que es un libro fabuloso, uno de los mejores que he leído en los últimos tiempos y otros libros que he leído y me han gustado como La emperatriz de los etéreos de Laura Gallego, Ghostgirl de Tonya Hurley o La sirenita de coral de Ana Brígida Gomez, autora de la casa.








Hay una diferencia, entre otras, que tiene esta feria en relación con la feria del libro de madrid, y es que en la capital española todas las casetas son iguales, sin muchos adornos, en cambio la feria dominicana exhibe una diversidad de modelos y formas, una explosión de colores.

                                  Stands de la Feria de Madrid

                                       


                                            Stands de la Feria de Santo Domingo






Por un lado que las casetas sean iguales puede fomentar que las personas se fijen menos en el exterior y más en los libros, en cambio, si las casetas son más elaboradas, es posible que las personas entren en el stand atraídas por el diseño y luego se dejen seducir por un libro. Hay ventajas y desventajas.
¿Tú que opinas? ¿Casetas iguales o casetas diferentes?
Publicar un comentario