Lectores

19 may. 2010

Hoy nació la revista Letra2

Hoy nació la revista Letra2 de la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana dedicada especialmente a niños y jóvenes con artículos sobre literatura, actividades y cultura general. Le deseo una larga vida a esta revista y muchos éxitos.



En este primer número aparece un breve artículo que escribí para la sección Avión de papel una sección que mezcla las artes con los viajes a diferentes ciudades del mundo. En este número el artículo trata sobre Japón haciendo referencias al teatro de marionetas y como no, no podía faltar la recomendación de un libro ambientado en este país.



Osaka: ciudad de marionetas

Hoy viajaremos hasta el misterioso Japón, tierra de una cultura milenaria que continua fascinando a miles de personas alrededor del mundo. Después de unas cuantas horas de vuelo nuestro avión de papel acaba de aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Kansai, en la bahía de Osaka. ¡Vamos a visitar la ciudad enseguida! Primero vamos a disfrutar de un "Takoyaki", unas deliciosas bolas de carne de pulpo con mayonesa.




Y ahora... ¡Al teatro! Osaka es famosa por su teatro de marionetas y estando aquí no vamos a perdernos una función. Tomamos un tren de alta velocidad para llegar al Teatro Nacional de Bunkaru en Osaka.


El teatro de marionetas se llama “bunkaru” y es la unión de la música, las marionetas y la declamación. Esta manifestación del arte es considerada una de las formas más bellas de teatro del mundo y existe desde el siglo XVII. Según algunos investigadores el establecimiento del primer teatro de este tipo surgió oficialmente alrededor de 1684 en la ciudad de Osaka..

Hemos llegado al teatro cuando la función ya está al comenzar. Hay muchos jóvenes japoneses ya que este espectáculo es muy popular entre ellos. Se apagan las luces y cuando vuelven a encenderse aparece una hermosa muchacha en el escenario. Es aproximadamente la mitad del tamaño de una persona. Parece de verdad, porque fue tallada con virtuosismo. En su construcción se utiliza la madera y los cables de piano. A veces son necesarios 6 meses para lograr una marioneta con esta calidad. Su cabello es natural e Incluso sus párpados se abren y se cierran. Sus ademanes muestran enfado, alegría, tristeza, dolor….

Vestidos completamente de negro, las tres personas que se encargan de hacerla funcionar mueven sus hilos al ritmo de la música del “shamisen” un instrumento de cuerda. Estas marionetas no utilizan hilos sino que uno de los actores se encarga de mover el brazo derecho, otro el brazo izquierdo y un tercero las piernas. Los que manejan las marionetas no se esconden, sino que aparecen en el escenario, aunque algunos cubiertos con capuchas negras, y otros usan máscaras. Se necesitan 10 o 20 años para aprender a manejar bien una marioneta japonesa.

La función continua, llevándonos a un mundo de ensueño, en el que escuchamos la voz del recitador contándonos la historia y los gestos de la marioneta muestran diferentes emociones. Pero, todo llega a su final. Las luces se encienden y los aplausos nos recuerdan que es hora de regresar a casa. El tren de alta velocidad nos lleva de regreso a Kansai.
En el aeropuerto alguien se ha dejado olvidado un libro sobre un asiento. Se trata de El maestro de las marionetas de Katherine Paterson.


Mientras los pasajeros terminan de subir al avión y nos acomodamos en nuestros asientos el resumen que aparece en la contraportada del libro capta toda nuestra atención: La historia ocurre en Osaka, durante un tiempo durante el cual la ciudad es asolada por el hambre y la miseria. Juno, un joven aprendiz de marionetas lucha por sobrevivir en este ambiente hostil e intenta descubrir un misterio: la verdadera identidad de Suburo, un misterioso bandido, que ha decido salvar la ciudad de la desolación.
Así, hacemos el viaje de regreso, enfrascados en la lectura de este libro, mientras el avión de papel atraviesa las nubes. ¿Qué método utilizará el bandido Suburo para salvar a la ciudad de Osaka? Pronto lo sabremos….

¡Hasta el próximo viaje, aventureros!



Publicar un comentario