Lectores

23 mar. 2011

Soy una chica casi fantasma

Hola
En el último número de la revista Impresiones, de la Librería Cuesta, se publicó un comentario que hice acerca de Ghostgirl de Tonya Hurley.
Fue hace un tiempito y por alguna misteriosa razón, yo pensaba que lo había compartido aquí y resulta que no. O lo hice y desapareció. (Será culpa de alguna chica fantasma?). Bueno, entonces lo comparto ahora, je.



Ghostgirl es un libro de la escritora norteamericana Tonya Hurley, que ha calado en el público juvenil norteamericano, llegando a ser best-seller del New York Times y que ahora está encontrando su huequito entre los adolescentes de habla hispana.
La novela tiene una portada muy llamativa, que simula un féretro y nos previene que se trata de un texto con tintes góticos. En la contraportada hay una frase que capta la atención del adolescente: ¿Alguna vez te has sentido invisible? Y es que todos se sienten invisibles a veces durante esos años hermosos y terribles durante los cuales no somos adultos, pero definitivamente… tampoco somos niños.
Un cero a la izquierda, así es como se siente Charlotte Usher en el instituto, a pesar de que se pasó todo el verano intentando imitar a Petula y sus amigas: las chicas más populares de la escuela. Sin embargo, un rayito de sol atraviesa el cielo gris de la vida de Charlotte; consigue sentarse junto a Damen, el chico más guapo del instituto y quien, “casualmente”, es novio de la petulante Petula. (Que fatalidad!)
Pero la felicidad le dura poco a Charlotte porque momentos después de estar más cerca que nunca del guapísimo Damen, se atraganta con un caramelo de goma y muere. Sí, así mismo. Rápido y simple. Bueno, no tan simple, porque ni siquiera muertos escapamos del bachillerato. 
Charlotte tendrá que asistir, a las clases de Muertología, durante las cuales tendrá que aprender a dejar de ser un fantasma problemático y convertirse en una muerta responsable. Una especie de “como dejar de ser un fantasma en diez días”. Lo que sí tiene claro Charlotte es que muerta o no, sigue enamorada de Damen y hará lo imposible para conquistarlo.
La historia de Ghostgirl parece no ser más que una novela cómica, pero a medida que avanzamos en la lectura nos damos cuenta de que plantea una pregunta muy seria: ¿Hasta dónde estás dispuesta a llegar para ser popular en tu escuela? ¿Harías lo que otros quieren aunque esos no sean tus deseos? Para muchos está claro que chicos que hacen “cualquier cosa” por ser los más populares son los que más infelices se sienten. Tan infelices como aquellos que se dejan maltratar y aislar del grupo. La chica fantasma de Tonya Hurley nos sugiere que ninguno de los dos extremos es bueno.
No me queda más que invitarles a leer (o a regalar) la novela Ghostgirl de Tonya Hurley, quien ya había tenido éxito como guionista, productora de videojuegos y de comedias.
Esperemos que Charlotte no se “queme” en las clases de Muertología. 

Nota: "Quemarse" es un término que utilizan los jóvenes dominicanos y que significa suspender un examen. 
Publicar un comentario