Lectores

3 jun. 2010

El Mal ha vuelto



El Mal del escritor español David Lozano es la segunda parte de la trilogía La puerta oscura. La primera parte se titula El viajero y si lo deseas puedes leer la reseña realizada en este blog, para eso da un clik aquí.
El Mal es una novela de terror, un thriller ambientando en París y...en el más allá...en el mundo de los muertos. Esta segunda parte trata sobre...pero, ¿quien mejor que el propio autor para contarnos de que va el libro?


Mira el video:



Mi opinión

El Mal es un libro que no decepcionará a los seguidores de esta trilogía. Después del primer viaje de Pascal, al mundo de los muertos, fue liberado, debido a un error cometido por Michelle,  una entidad maligna que está dispuesta a todo con tal de poder volver a la vida. 
En este libro creo que se profundiza más en los sentimientos de los personajes, lo que los acerca más al lector al mostrar sus confusiones, angustias y equivocaciones.También creo que la trama da giros inesperados, ninguno de los personajes es bueno ni malo, sino que cada uno tiene partes de luz y partes donde habitan las sombras. 
Me encantan las referencias a la mitología que aparecen en la historia. Y lo que más disfruto de esta trilogía es la descripción de los paisajes del Más allá. 
Me despido con un fragmento de este libro que es una lectura que recomiendo a todos los amantes del terror y el thriller. 

"El ente se mueve, deslizándose por la dimensión neutra de los fantasmas con los movimientos ávidos de un depredador. Busca, rastrea. La imagen de un adolescente le obsesiona. No ha olvidado sus facciones suaves, tímidas, aunque han transcurrido meses desde que se vieron por última vez. Lo necesita. Pero no lo encuentra. Recorre túneles oscuros, vías abiertas en la región desconocida donde merodean los espíritus hogareños, las almas de aquellos que al morir se quedaron anclados al mundo de los vivos por algo pendiente, algo que les impide descansar en paz. (...)  Se detiene atraído por el siguiente resplandor que anuncia otra acceso al mundo de los vivos. (...) Se aproxima hasta el nuevo espejo y se inclina sobre él. (...) Y entonces lo ve. Distingue a su presa, lo reconoce cepillándose los dientes en el cuarto de baño al que comunica aquel cristal. Es el Viajero, sin duda. Por fin ha localizado su domicilio, por fin ha dado con él. La criatura alarga un brazo, regodeándose con el encuentro, como si se dispusiese a acariciar el pelo del muchacho que ahora se inclina sobre el lavabo. El ente detiene su mano de dedos retorcidos, no atravieza la plancha de vidrio que los separa....todavía no." 










Publicar un comentario